¿Dónde están los ambientólogos?

En el deba­te, ya de por sí ané­mi­co, sobre la cri­sis social-eco­ló­gi­ca, echo a fal­tar la voz públi­ca de los ambien­tó­lo­gos. Esta con­tro­ver­sia tie­ne nume­ro­sas dimen­sio­nes, des­de la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad o la aci­di­fi­ca­ción oceá­ni­ca, pasan­do por el urba­nis­mo des­bo­ca­do, has­ta la mayor de ellas por su impac­to y carác­ter glo­bal: la dis­rup­ción cli­má­ti­ca. No conoz­co inves­ti­ga­cio­nes al res­pec­to (lo cual ya es sig­ni­fi­ca­ti­vo), pero ten­go la cla­ra y dis­tin­ta impre­sión de que ape­nas han tras­cen­di­do posi­cio­nes níti­das, res­pec­to de estos gran­des pro­ble­mas del nacien­te Antro­po­ceno, que pro­ven­gan reco­no­ci­ble­men­te de los colec­ti­vos de estu­dian­tes y titu­la­dos en Cien­cias Ambien­ta­les. Por supues­to, la (des)atención gene­ra­li­za­da de los medios de comu­ni­ca­ción a los pro­ble­mas social-eco­ló­gi­cos expli­ca gran par­te de esta ausen­cia. Pero tam­bién es cier­to que la legi­mi­ti­dad para ser escu­cha­do, y el hue­co entre los dis­tin­tos deba­tes, hay que ganár­se­los. Esto supo­ne un enor­me tra­ba­jo, es cier­to: des­de mani­fes­ta­cio­nes y mani­fies­tos has­ta infor­mes, notas de pren­sa, entre­vis­tas, car­tas al direc­tor, y tam­bién la difí­cil cons­truc­ción de con­sen­sos den­tro de las orga­ni­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les. Y esto se ha hecho des­de los ambien­tó­lo­gos en mucho menor medi­da que en el caso de otros acto­res del esce­na­rio ambiental.

Yo voy a par­tir de este sín­to­ma para plan­tear lo que me pare­ce un error estra­té­gi­co de los ambien­tó­lo­gos, que les lle­va a per­der rele­van­cia y a apor­tar menos de lo que podrían a los pro­fun­dos cam­bios que, aho­ra más que nun­ca, nece­si­ta­mos que lide­ren y gestionen.

Seguir leyen­do en la web de AVEPMA »

Un comentario sobre “¿Dónde están los ambientólogos?

  1. Natalia Fernández Pérez

    Bue­nas, me ha gus­ta­do mucho el artícu­lo, soy Geo­ló­ga y Estu­dian­te de Cien­cias Ambien­ta­les por la Uned en Astu­rias, creo que has­ta que no cur­sé la asig­na­tu­ra de Medio Ambien­te y Socie­dad no sabía cual era muy bien mi sitio en este com­ple­jo e inde­fi­ni­do mun­do pro­fe­sio­nal en el que nos mete­mos los ama­mos las cien­cias y en con­cre­to las rela­cio­nes huma­nas con el entorno.Desde mi pun­to de vis­ta la labor de lo ambien­tó­lo­gos no está bien defi­ni­da y es muy cier­to que son invi­si­bles en cual­quier con­flic­to medioam­bien­tal, ni en par­ti­dos polí­ti­cos, gru­pos cien­tí­fi­cos, ONG´s… se reci­be la valo­ra­ción del ambien­tó­lo­go. Es cier­to que es una dis­ci­pli­na pue­de decir­se que en paña­les pero nos corres­pon­de a todos los que nos que­re­mos dedi­car a esto, con­se­guir el hue­co de rele­van­cia nece­sa­rio para que nues­tras apor­ta­cio­nes sea real­men­te toma­das en cuen­ta a la hora de pla­ni­fi­car ade­cua­da­men­te el uso que se da a los recur­sos del pla­ne­ta. Un saludo

Deja una respuesta