Soy funcionario y estoy de acuerdo con Joan Rosell

En esto. La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. O el chancho mismo, ya puestos.

2 comentarios sobre “Soy funcionario y estoy de acuerdo con Joan Rosell

  1. Hola, Jairo. Me parece muy razonable lo que dices: ¿cómo confiar en que las ayudas a “nuestros” empresarios se gestionen bien? ¿Qué impedirá que la rehabilitación sostenible sea atrapada en la rueda del crecimiento, perdiendo precisamente la cualidad de “sostenible”? Como el artículo que citaba en algún post previo, yo creo que la “clase” empresarial no está siendo sometida al mismo escrutinio que la “clase política”, y desde luego que lo que nos ha pasado tiene su núcleo en el encuentro de lo peor de ambas esferas.
    Ahora bien, nuestra sociedad actual es la de una “sociedad salarial”, como la llamaba Robert Castel. La gente vive, por ahora, de lo que las empresas que les contratan les pagan por su trabajo. Y nosotros, los funcionarios, también vivimos de lo que cobramos (vía impuestos) por darles los servicios públicos que requieren… aunque este señor precisamente no los aprecie. Regulación, control, educación pública, sanidad pública, seguridad para todos… eso hacemos los funcionarios. Hay quien cree que le saldría mejor pagárselo todo eso él mismo, y no ceder nada a otros. El que haya estado en las sociedades desgarradas de Centroamérica sabe que la jugada, llevada al extremo, sale muy mal… para todos. Una España solidaria es una España mejor, y es una España con funcionarios.
    Pero regresemos a las empresas dedicadas a la rehabilitación para las que Rosell pide ayudas. ¿Cuál es la alternativa? ¿Es mejor, por poner un ejemplo tratado también en este blog, Eurovegas? No hay otros agentes, en nuestro tipo de economía, que las empresas para realizar esas actividades de rehabilitación que, bien inspeccionadas y controladas por unos, sí, funcionarios eficaces en administraciones responsables, son una de las claves para una transición a una economía sin carbono. La cuestión es: ¿cómo poder exigirle cuentas a las empresas que no cumplan? ¿por qué los que deben hacerlo no lo han hecho?
    Dejemos para otro momento cómo hacer que esas empresas sean más rentables que otras cuya actividad es inmensamente dañina, pero la idea básica es ponerle precio al carbono.

  2. Hola Emilio, he visto por el enlace que has puesto al respecto, “yo soy funcionario….”, estoy totalmente desacuerdo …y que también soy funcionario. Al leerlo la primera impresión que me da, es positiva porque en realidad, estamos creando puesto de trabajo en varios sectores de la construcción para una mejor eficiencia energética, por el contrario, yo tengo mi domicilio actual en Andalucía , como muchos españoles, tengo una hipoteca que pagar durante muchos años; la vivienda es del año 2005 y durante estos años, me he comprobado que en invierno tengo frío y en verano tengo calor. A mí me vendieron la casa, según ellos con todas la garantía y materiales de calidad (no le digo lo que estoy pensando) y ahora leo que éste hombre quiere que invirtamos para mejoras de eficiencia energética, cosa que veo fenomenal!!! pero después de presenciar las declaraciones que este hombre hace, cada vez que habla, es para desprestigiar a los funcionarios, esto es la gota que cola el vaso. Si decirle que las mejoras que he realizado en mi hogar es porque me preocupa esa pérdida de energía y cómo se produce la misma, todo ello a un coste muy importante para el medio ambiente. He puesto burletes en las ventanas y puertas, así como doble acristalamiento en ventanas y tarima flotante entre otras, utilizar pinturas mejores para la fachada e interiores, etc y todo ello, me ha costado una cantidad de dinero que he tenido que desembolsar de mí! bolsillo, cuando era la Administración la que tiene que garantizar que mí vivienda, que ha sido de VPO, cumple pormenorizadamente todos los preceptos legales en materia de medio ambiente, cosa que no es (ruido, aislamiento térmico, cuartos de baños sin ventanas (con eso conlleva más gasto de luz). Y ahora tengo que gastarme más dinero para que ellos, los mercados, se vuelvan a poner la máquina del crecimiento en marcha, para crecer, crecer y crecer.
    Bueno tras mis palabras quiero dejar claro que estoy totalmente indignado de vivir en esta sociedad en la que prima lo económico por encima de los derechos de los ciudadanos y el medio ambiente. Y ya me pongo a estudiar que mañana tengo el examen, hasta luegoooo!!!!!

Deja un comentario