Despierta, tiembla… y entonces ponte a ello

Vídeo original: Wake Up, Freak Out – then Get a Grip, de Leo Murray (ver wakeupfreakout.org). Subtitulado por Amaranta (h/t).

Les aviso: a los pocos minutos uno, inexplicablemente, tiene la inmensa tentación de no seguir. Imagínese que está en un avión. Varios pasajeros, entre ellos usted, tienen los auriculares puestos. En uno de los canales de audio, que oye casi por accidente, se encuentra con un mensaje algo tembloroso: un ingeniero aeronáutico ha descubierto que este avión en el que usted viaja tiene un alto porcentaje de posibilidades de estrellarse en un futuro cercano. De hecho, el colegio de ingenieros aeronáuticos le respalda. Para evitar la catástrofe, tendrían ustedes que cambiar de destino inmediatamente.

Usted mira alrededor. Nadie parece alarmado. Observando con más atención, ve algunos gestos de fastidio entre aquellos que llevan auriculares, seguido de un gesto tranquilo, aunque algo rígido, tras cambiar de canal. Vuelve usted a ponerse los auriculares, y ahora en el canal de audio hay otra voz, que a ratos gritando, y a ratos con argumentos que a usted le parecen endebles, afirma que no hay nada de lo que preocuparse. Un locutor reparte con calma los tiempos entre el ingeniero y esta otra persona, cuya voz ahora usted identifica como la de un actor que participó en un anuncio de la aerolínea en la que viaja. Llama usted a uno de los miembros de la tripulación, que le dice con una preocupante sonrisa fija que efectivamente es totalmente necesario cambiar de ruta, pero que no habrá ningún problema si no lo hacen. Además, puede que no sea este el vuelo que sufra el accidente, pero sí, es verdad que en algún momento tendrá lugar, le asegura sin alterarse un ápice. Usted se revuelve inquieto. ¿Qué hacer? Vuelve a escuchar los argumentos y la evidencia del ingeniero, y a los pocos minutos siente la tentación de cambiar de canal. Solo distingue usted dos o tres pasajeros que, por los gestos y la algo frenética búsqueda de canales (el canal aparece y desaparece, y hay constantes interferencias, mientras que el de música pop o easy listening se escuchan perfectamente), parecen igual de alarmados que usted. Una de ellos está hablando con el sobrecargo, que empieza a levantar la voz y a amenazarle. “Está usted alarmando al resto del pasaje, señora. Tendré que llamar a seguridad”.

La mujer, y los otros dos pasajeros, le miran a usted, asustados y confusos. Usted es estudiante de ingeniería aeronaútica, pero lo que sabe es suficiente para entender que los argumentos y pruebas son irrefutables. En realidad ya se ha dado cuenta, por la presión en los oídos, de que el avión lleva un tiempo perdiendo altura paulatinamente. ¿Qué va usted a hacer? ¿Cómo convencer al piloto, a la tripulación, a los pasajeros que no han escuchado el mensaje de los expertos, o que lo han desactivado deliberadamente?

¿Es mejor seguir sentado, mientras el avión poco a poco se acerca a las cumbres de las montañas más altas, afiladas como garras de piedra que silenciosamente anhelan abrir su vientre de metal bruñido?

Un comentario sobre “Despierta, tiembla… y entonces ponte a ello

  1. Flaviana Rivera Martínez

    Excelente, me sumo. Gracias

Deja un comentario